top of page
PAGINAWEB-MERCARTE-FONDO_Mesa de trabajo 1.png
PAGINAWEB-MERCARTE-FONDO_Mesa de trabajo 1.png
PAGINAWEB-MERCARTE-FONDO_Mesa de trabajo 1.png
PAGINAWEB-MERCARTE-FONDO_Mesa de trabajo 1.png
PAGINAWEB-MERCARTE-FONDO_Mesa de trabajo 1.png
PAGINAWEB-MERCARTE-FONDO_Mesa de trabajo 1.png
PAGINAWEB-MERCARTE-FONDO_Mesa de trabajo 1.png
PAGINAWEB-MERCARTE-FONDO_Mesa de trabajo 1.png
PAGINAWEB-MERCARTE-FONDO_Mesa de trabajo 1.png

Marketing de los 50s: La estrategia del siglo XXI

No, no es un error de redacción, es una realidad que está innovando el marketing contemporáneo.


Me parece que es una obviedad decir que, durante el siglo XX, el mundo vio cambios inimaginables. Dos grandes guerras dieron la bienvenida a lo que sería la primera mitad de los 1900s, que no es poca cosa; la gente tuvo que reinventar sus vidas, y con ellas, su manera de vivirlas. Así pues, la cultura pop, la televisión, el radio, los cómics, la ciencia ficción, e inclusive el arte pop, se fusionaron con lo cotidiano de la época, a lo que el marketing tuvo que responder, y, siendo honestos, lo logró de forma icónica (no por nada todos conocemos el estilo publicitario de aquellos años).



El marketing de los 50s se caracterizaba por relatar y promocionar el estilo de vida de la época, asegurándole a los consumidores que sus vidas estaban bien y llenas de lujo. Esto resonaba mucho entre las personas, ¿y quién los culparía? Después de haber vivido una época llena de conflictos, poder sentir que viendo televisión o comprando un producto serían más felices, les daba un respiro. Claro, en la práctica, esto podía llegar a ser… engañoso.

Sobra decir que eran otros tiempos, y hoy en día esto no sería lo que llamaríamos “buena publicidad”; incluso me atrevería a decir que son casos como estos los que nos han impulsado a mejorar nuestro trabajo en marketing. Pero bueno, no estamos aquí para examinar el caos de la propaganda engañosa (eso es tema para otro día), así que demos pausa a esa conversación. La realidad es que hay muchas cosas que distinguen la publicidad de los 50s por sobre del resto, especialmente del lado estético. Sus principales características eran:

  • Colores llamativos y vibrantes

  • Slogans cursis

  • Dibujos en estilo de cómic

  • Referencias al estilo de vida de clase media

  • Tipografía interesante y llamativa

  • Escenas exageradas y/o idealizadas

  • Ilustraciones dramáticas

Y bueno, para ser honestos, me parece que el estilo artístico no tiene par. Es algo así como ver la vida desde una historieta, casi hasta me hace creer que yo sería el protagonista del cómic; curiosamente, esa es la intención. La idea es capturar la realidad y potenciar sus valores positivos, para así hacer que los consumidores relacionen tu marca con una buena vida, o al menos un positivo del día a día. Pero claro, no es algo tan sencillo como decir “mi marca te da una buena vida”; en realidad, uno tiene que ser capaz de demostrarlo tanto en su producto, como en su publicidad. ¿Cómo se logra esto?


Para que una marca pueda penetrar en la vida de las personas como algo positivo, primero se tienen que plantear las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es el estilo de vida del mundo?

  • ¿Y de mis clientes?

  • ¿Compraría lo que yo vendo? ¿Por qué?

  • ¿Qué parte de la vida de mis consumidores mejoro al darles mi producto?

  • ¿Cómo se vería la historia de alguien cuya vida es mejor gracias a mi producto?

Una vez planteadas y resueltas las preguntas, es más fácil ver cómo comunicar de forma certera que dicho producto es parte de una buena vida, o al menos de una que vale la pena vivir. Con las respuestas, sólo es cuestión de idealizar el concepto y plasmarlo en un panel de historieta; como si el protagonista del cómic siempre pudiera confiar en mi producto.


En retrospectiva, este tipo de publicidad ha abierto las puertas a la innovación, y no porque sea necesariamente nueva, sino porque los elementos que utiliza son universales y carismáticos. Hoy en día, la influencia del marketing de los 50s ha creado una rama de publicidad icónica y exitosa. Claro que los anuncios modernos no parecieran tener mucho en común, principalmente porque el medio ha cambiado tan radicalmente, pero creo que es prudente que te demuestre a ti, lector, que en realidad es algo que sigue vivo. A continuación, estos son ejemplos de los mejores anuncios de 2021 que usan elementos de la publicidad de los 50s:



Hablemos de este primer anuncio y veamos qué elementos tiene:


¿Colores llamativos? ¡Check!

¿Refiere al estilo de vida de clase media? ¡Check!

¿Slogan cursi? !Check!

¿Visuales dramáticos? ¡Check!

¿Escenas exageradas y/o dramáticas? ¡Extra check!


No es coincidencia que se haya considerado uno de los mejores del año, al final de cuentas, resonó con la realidad que vivimos durante estos años, y lo presentaron de forma visualmente icónica. Pero si eso no fuera suficiente, acá hay otros dos ejemplos que deberían convencerte:



Ambos anuncios hacen uso de lo que hizo tan popular y exitoso al marketing de los 50s, ¡y también son considerados de los mejores de 2021! ¿Qué es lo que los hace tan buenos?

Dos cosas:

  • Conocen perfectamente la vida de sus consumidores

  • La presentan de forma que su producto la haga aún mejor


Claro que esto se puede hacer de muchas maneras, pero es incuestionable que la fórmula del marketing de los 50s es una que lo logra fácilmente, tanto en el contenido visual, como en el mensaje y la idea que lo respalda. En esencia, las características visuales y semióticas del marketing de los 50s son una excelente guía para la publicidad actual.









¿Qué opinas? ¿Crees que se pueden utilizar los elementos que se usaban hace tantas décadas pero en la actualidad?


S. Ortiz Sciarretta

Content Manager

Mercarte

30 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

¿QUIERES SABER MÁS?

¡Mándanos un mensaje!

Gracias por tu mensaje!

bottom of page